sábado, mayo 10, 2014

Día y Noche

Paso el día entero ocupando mi mente en diversas actividades, y aún así es imposible no pensarte a ratos y esbozar una sonrisa, y sentir un poco de tristeza al mismo tiempo por el último acontecimiento.

Me da la manía de buscarte "en línea", sin importar que no me hables, sólo ver que estás del otro lado de la pantalla del celular.

Y todo es en vano. Es fin de semana, días de celebración, tú estás fuera de la ciudad, y algo que pareciera insignificante resultó ser motivo de distancia y ausencia de palabras.
Así paso las horas del día, entre una actividad y otra, entre diversos pensamientos, tú incluído. Pero al llegar la noche, las cosas cambian.

No hay más actividades que hacer, no queda nada pendiente, mi mente se aquieta y abre la puerta a un sólo pensamiento: tú.

Y no me avergüenza pensar en ti, porque te quiero, por el inmenso cariño que existe entre los dos, por los buenos momentos, y por lo que hemos compartido. Y al final, el deseo que emana es el de volver a encontrar ese punto de equilibrio entre los dos.


Epílogo:
Mientras voy hilando las palabras, estrofas de dos canciones se van colando:


Sé, que a veces soy difícil de entender Que puedo lastimarte sin querer, Sabes bien, sin querer
Sólo Tú, Carlos Rivera, El Hubiera No Existe CD



A mí me gusta el rojo y a ti el verde, yo soy como el agua y tu como el éter, tu eres de febrero y yo de septiembre.
Toco la guitarra y tú con el arte, me gusta abrazarte y a ti mirarme, tú te vas a Venus y yo a Marte. 
Tenemos nuestras diferencias, pero para que pelear por esto, los dos tenemos un corazón de melón que esta lleno para dar amor. 
Regálame una sonrisa, y un beso sabor sandia, Regálame una sonrisa, de media luna. Regálame una sonrisa, y un beso sabor sandia, Regálame una sonrisa, que así es mejor
Una Sonrisa, Jaime Kohen, Fotosíntesis CD