jueves, abril 17, 2014

Sueño

Entiendo que una relación de pareja es mucho más que salir juntos, entiendo que el vínculo es mucho más profundo de como lo pintan en libros, novelas, películas, etc.... Lo entiendo, sin embargo, sigue siendo algo teórico, hipotético, una ilusión, un deseo. Y no pude evitar pensar en ello desde ayer. Todo comenzó cuando llegamos a un restaurante en el Centro Histórico.

El lugar estaba lleno y tuvimos que esperar mesa. Desde afuera podía ver alun grupo de cuatro amigos que igualmente estaban esperando. Y pude percibir entre dos de ellos esa mirada cómplice, esa mirada que puede decir tal vez mucho más que las palabras. Esa mirada coqueta entre dos amantes.

Y entonces me pregunté ¿cómo será el salir con tu pareja y un grupo de amigos? Y puede que tal vez para muchos sea una pregunta absurda y puede que la respuesta sea más común de lo que podría imaginar.

Sea lo que sea que piensen, en mi caso me parece algo extraordinario el poder compartir con esa persona que amas una parte de ti, de tu tiempo, tus pensamientos, actividades, gustos y demás.

Aunado a ello, la conjunción de dos universos (la pareja y los amigos) en completa armonía dando como resultado buenos e inolvidables momentos, me parece lo más grandioso.
Eso sin mencionar la forma en cómo nutren nuestra individualidad el tener buenas relaciones y compartir y aprender un poco de cada persona en nuestra vida. Y si ese compartir, disfrutar, aprender, amar se puede trasladar también a la familia, es aún más maravilloso.

Aunque pareciera lo contrario, soy una persona que desea coincidir con otro hombre, comprometerse y, aunque pareciera difícil o imposible, formar una familia, tener una relación estable que perdure el resto de mi vida.

Ver a mi pareja a los ojos y descubrirme en ellos sin perderme a mi mismo. Enamorarme cada día de esa persona que elegí como pareja. Confirmar que es posible vivir el amor de una manera libre, armoniosa, constructiva.